GUIAS TERCER PERIODO NOVENO TEMA 1

6. TEORIA TEMA UNO

6.1 

EVOLUCION DE LA TIERRA

La tierra que hoy conocemos tiene un aspecto muy distinto del que tenía poco después de su nacimiento, hace unos 4.500 millones de años. Entonces era un amasijo de rocas conglomeradas cuyo interior se calentó y fundió todo el planeta. Con el tiempo la corteza se secó y se volvió sólida. En las partes más bajas se acumuló el agua mientras que, por encima de la corteza terrestre, se formaba una capa de gases, la atmósfera.

Agua, tierra y aire empezaron a interactuar de forma bastante violenta ya que, mientras tanto, la lava manaba en abundancia por múltiples grietas de la corteza, que se enriquecía y transformaba gracias a toda esta actividad.

Formación del Sol y los planetas

Según los científicos, hace unos 15.000 millones de años se produjo una gran explosión, el Big Bang. La fuerza desencadenada impulsó la materia, extraordinariamente densa, en todas direcciones, a una velocidad próxima a la de la luz. Con el tiempo, y a medida que se alejaban del centro y reducían su velocidad, masas de esta materia se quedaron más próximas para formar, más tarde, las galaxias.

No sabemos qué ocurrió en el lugar que ahora ocupamos durante los primeros 10.000 millones de años, si hubo otros soles, otros planetas, espacio vacío o, simplemente, nada. Hacia la mitad de este periodo, o quizás antes, debió formarse una galaxia.

Cerca del límite de esta galaxia, que hoy llamamos Vía Láctea, una porción de materia se condensó en una nube más densa hace unos 5.000 millones de años. Esto ocurría en muchas partes, pero esta nos interesa especialmente. Las fuerzas gravitatorias hicieron que la mayor parte de esta masa formase una esfera central y, a su alrededor, quedasen girando masas mucho más pequeñas.

La masa central se convirtió eu una esfera incandescente, una estrella, nuestro Sol. Las pequeñas también se condensaron mientras describían órbitas alrededor del Sol, formando los planetas y algunos satélites. Entre ellos, uno quedó a la distancia justa y con el tamaño adecuado para tener agua en estado líquido y retener una importante envoltura gaseosa. Naturalmente, este planeta es la Tierra.

 

 

Sólido, líquido y gaseoso

Después de un periodo inicial en que la Tierra era una masa incandescente, las capas exteriores empezaron a solidificarse, pero el calor procedente del interior las fundía de nuevo. Finalmente, la temperatura bajó lo suficiente como para permitir la formación de una corteza terrestre estable. Al principio no tenía atmósfera, y recibió muchos impactos de meteoritos. La actividad volcánica era intensa, lo que motivaba que grandes masas de lava saliesen al exterior y aumentasen el espesor de la corteza, al enfriarse y solidificarse.

Esta actividad de los volcanes generó una gran cantidad de gases que acabaron formando una capa sobre la corteza. Su composición era muy distinta de la actual, pero fue la primera capa protectora y permitió la aparición del agua líquida. Algunos autores la llaman “Atmósfera I”.

En las erupciones, a partir del oxígeno y del hidrógeno se generaba vapor de agua, que al ascender por la atmósfera se condensaba, dando origen a las primeras lluvias. Al cabo del tiempo, con la corteza más fría, el agua de las precipitaciones se pudo mantener líquida en las zonas más profundas de la corteza, formando mares y océanos, es decir, la hidrosfera.

6.2 COMPETENCIA COGNITIVA:

 

DESARROLLA EL CUESTIONARIO EN EL CUADERNO

         6.2.1 ¿Hace cuanto se formó la tierra?

         6.2.2 ¿Cómo era la tierra en ese entonces?

         6.2.3 ¿Hace cuanto sucedió el Big Bang?

         6.2.4 ¿Hace cuanto aparece el sol?

         6.2.5 ¿Qué tipo de estrella es el sol?

         6.2.6 ¿Qué nombre recibe nuestra galaxia?

         6.2.7 ¿Por qué recibe su nombre nuestra galaxia?

         6.2.8 ¿Cómo aparece la atmósfera terrestre?

         6.2.9 ¿Cómo aparece el agua terrestre?

         6.2.10 ¿Qué importancia tiene estudiar el origen de la tierra?

 

 

         6.3 COMPETENCIA PROPOSITIVA

 

                   6.3.1 MAPA CONCEPTUAL.

Elabora en el cuaderno un mapa conceptual sobre este tema.

 

                   6.3.2 TALLER: Realiza cada ejercicio en tu cuaderno:

a) Haz un cuadro donde se muestren en orden cronológico los principales sucesos del origen del universo a la aparición de la tierra.

b) Diseña una escalera geológica. Usa un octavo de cartulina, marcadores y mucha imaginación.

c) Realiza un glosario con términos relacionados a la guía.

6.3.3 PRODUCCION TEXTUAL: Realiza un resumen de la teoría en esta guía presentada.

 

 

6.4 COMPETENCIA INVESTIGATIVA:

CONSULTA ¿QUE ES UNA ERA GEOLOGICA?

 

6.5 COMPETENCIA INTERPRETATIVA:

 

LEE Y SACA UNA SOPA DE LETRAS CON AL MENOS 10 TERMINOS

 

Hace casi 440 millones de años, cerca del 85% de las especies animales marinas desaparecieron en la primera gran extinción detectada en la Tierra. Hace aproximadamente unos 367 millones de años, muchas especies de peces y el 70% de los invertebrados marinos falleció en una nueva gran extinción. Después, hace cerca de 245 millones de años, cerca del 95% de los animales, -casi el reino animal entero-, perecieron en la que se considera la mayor extinción de la historia.

Hace unos 208 millones de años, otra gran extinción azotó mayormente a las criaturas marinas y a algunos animales terrestres. Y hace 65 millones de años, tres cuartas partes de todas las especies, -incluyendo los dinosaurios-, fueron eliminados.

Entre las posibles causas de estas extinciones en masa se identifican las erupciones volcánicas, el impacto de meteoritos contra la Tierra, y un clima cambiante. Después de cada gran extinción, fueron necesarios hasta 10 millones de años para que la riqueza biológica se recuperara. De cualquier manera, una vez una especie se extingue, desaparece para siempre.

 
La única extinción causada por una sola especie
Los biólogos advierten, de total consenso, que actualmente estamos acercándonos hacia otra gran extinción, que podría medirse perfectamente con las últimas cinco registradas. Esta sexta gran extinción potencial es única en la medida de que es causada en gran parte por las actividades de una sola especie. Es la primera extinción en masa que los seres humanos atestiguarán de primera mano, y no precisamente como simples observadores inocentes.

Los científicos no están seguros sobre cuántas especies habitan en el planeta hoy en día, pero sus estimaciones indican un máximo de unos 10 millones. Desde diminutos microorganismos a grandes mamíferos, anualmente desaparecen millares de especies. Algunas de estas especies desaparecen incluso antes de que conozcamos su existencia.

La tasa media de extinción actual es unas 1.000 a 10.000 veces más rápida que la tasa que prevaleció durante los últimos 60 millones de años. Durante la mayor parte de la historia geológica, las nuevas especies se han desarrollado más rápidamente que la desaparición de especies existentes, así continuamente ha ido aumentando la diversidad biológica del planeta. Ahora la evolución se está quedando atrás.

Solamente una pequeña fracción de las especies de plantas del mundo se ha estudiado detalladamente; mientras, la mitad está amenazada por la extinción. El Sur y el área central de América, África occidental y el Sur, y el sudeste asiático, -hogares de bosques tropicales diversos-, están perdiendo plantas muy rápidamente.

 
El brutal ritmo de extinción de especies
Casi 5.500 especies animales están amenazadas actualmente de extinción. El cuestionario de la Lista Roja del IUCN – World Conservation Union del 2003 de conservación de la flora y la fauna del mundo, muestra que casi una de cada cuatro especies de mamíferos y una de cada ocho especies de aves está amenazada con la extinción durante las próximas décadas. (para acceder a la base de datos de la Lista Roja del IUCN que los datos de las especies amenazadas, vea www.redlist.org).

De las 1.130 especies de mamíferos amenazadas, el 16% están en el nivel de peligro crítico, -el nivel de máxima amenaza. Esto significa que 184 especies de mamíferos han sufrido una reducción extrema y rápida de su población o de su hábitat, y pueden no sobrevivir esta década. El volumen de sus poblaciones oscila entre algunos miles de individuos hasta los pocos centenares. En referencia a los pájaros, 182 de las 1.194 especies amenazadas están en el nivel de peligro crítico.

Aunque la situación de la mayoría de los mamíferos y los pájaros del mundo está bastante bien documentada, sabemos relativamente poco sobre el resto de fauna del mundo. Solamente el 5% de los peces, el 6% de reptiles, y el 7% de los anfibios han sido estudiados. De estas especies estudiadas, por lo menos 750 especies de peces, 290 de reptiles, y 150 de anfibios están en riesgo. Preocupantes señales, -como la desaparición misteriosa de poblaciones enteras  de anfibio o que las redes de los pescadores se recogen prácticamente vacías cada vez con más frecuencia-, revelan que puede haber muchas más especies en apuros. Del estado de los invertebrados, incluyendo insectos, moluscos, y crustáceos, conocemos aún menos. Pero se sabe que la situación está lejos de ser tranquilizante.

La principal amenaza: la pérdida de hábitats


En el advenimiento de la agricultura hace unos 11.000 años, el mundo era el hogar de 6 millones de personas. Nuestras filas han crecido desde entonces mil veces. El aumento en nuestras poblaciones se ha producido a expensas de muchas otras especies.

Las mayores amenazas para las criaturas vivas del mundo son la degradación y la destrucción del hábitat, afectando a 9 de cada 10 especies amenazadas. Los seres humanos han transformado casi la mitad de las áreas no heladas de la tierra del planeta, causando serios efectos sobre el resto de la naturaleza. Hemos hecho campos agrícolas en lo que eran praderas y bosques. Hemos contenido los ríos y drenado los humedales. Hemos pavimentado el suelo para construir ciudades y caminos.

Cada año la cubierta del bosque de la Tierra se contrae en 16 millones de hectáreas (40 millones de acres), y la mayor parte de la pérdida ocurre en bosques tropicales, donde se identifican los más altos niveles de biodiversidad. Los humedales, ecológicamente tan ricos, han sido reducidos a la mitad durante el último siglo. Otros ecosistemas terrestres y de agua dulce han sido degradados por la contaminación. Los desiertos se han ampliado hasta alcanzar áreas anteriormente vegetadas, acelerados en algunos casos por la sobrepastura de animales domésticos.

Un estudio reciente de 173 especies de mamíferos alrededor del mundo demostró que sus gamas geográficas colectivas han sido reducidas a la mitad durante las pasadas décadas, lo que se traduce en una pérdida de áreas de crianza y de localización. En total, entre el 2 y el 10% de las poblaciones de mamíferos (grupos de una sola especie en una localización geográfica concreta) podrían haber desaparecido junto con su hábitat.

La explotación humana directa de los organismos, tales como la caza directa y la cosecha, amenaza a más de un tercio de los pájaros y de los mamíferos listados. Otras amenazas para la biodiversidad incluyen el traslado de especies exóticas, transportadas a menudo por los seres humanos, que pueden sobrecompetir y desplazar a la especie nativa.

 
La interconexión entre especies
Un examen reciente de unas 1.100 especies animales y plantas encontró que un cambio del clima podría hacer desaparecer entre el 15 y el 37% de ellos antes de 2050. Aunque las pérdidas reales pueden ser mayores debido a la complejidad de los sistemas naturales. La extinción de la especie dominante podría provocar efectos de conexión en cascada a través de la red alimentaria. Como John Donne escribió, “ningún hombre es una isla.” Lo mismo es verdad para las otras especies con las que compartimos este planeta: la pérdida de una única especie en la cadena de la vida puede afectar a muchas otras.

Los ecosistemas sanos nos apoyan con muchos servicios -fundamentalmente proveiendo el aire que respiramos y filtrando el agua que bebemos. Nos proveen también del alimento, la medicina, y el abrigo. Cuando los ecosistemas pierden riqueza biológica, también pierden resistencia, llegando a ser mucho más susceptible a los efectos del cambio del clima, a las invasiones de especies extranjeras, y a otras interferencias.

 
Herramientas para frenar la sexta extinción
La convención de 1992 sobre diversidad biológica (1992 Convention on Biological Diversity) proporciona un marco a los países para conservar su diversidad biológica y promover el desarrollo sostenible. Ha sido firmado por 168 países, una de las excepciones ilustres fue Estados Unidos. Los países que realizaron la séptima conferencia en febrero de 2004 en Kuala Lumpur, han fijado el objetivo de reducir substancialmente la pérdida de la biodiversidad antes del 2010. Aunque la convención carece de mecanismos para la acción y la aplicación de sus conclusiones, lo que generará serias dificultades para alcanzar su objetivo.

Evitar a conciencia la destrucción de hábitats y la atenuación de los efectos del cambio de uso del suelo, reducir la explotación directa de plantas y fauna, y retardar el cambio climático, puede ayudarnos a frenar el debilitamiento de los sistemas vitales que nos soportan y de los que dependemos. Mientras que ésta puede ser la primera vez en la historia del planeta que una sola especie puede precipitar una extinción total, es también la primera vez en la historia que una sola especie puede actuar para prevenirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: