Un meteorito gigante extinguió los dinosaurios

Fue rápido y devastador. Golpeó la tierra a una velocidad 20 veces superior a la de una bala de alta velocidad. La explosión de roca caliente y gas debió de parecer una inmensa bola de fuego. Y ese día llegó a su fin el reinado de los dinosaurios.

“Tenemos la certeza de que un asteroide causó la extinción del Cretácico-Terciario”, ha declarado este jueves la doctora Joanna Morgan, coautora del informe del Departamento de Ciencias de la Tierra e ingeniera en el Imperial College de Londres, según publica la revista ‘Science’.

“El último clavo del ataúd de los dinosaurios llegó cuando la explosión povocó el lanzamiento de materiales a gran velocidad hacia la atmósfera”, ha explicado. “Eso sumió al planeta en la oscuridad y causó un invierno global. Muchas especies, incapaces de adaptarse a ese entorno infernal, murieron.”

Impactó en México

El meteorito, de 15 kilómetros de diámetro, impactó en Chicxulub, al norte de la península de Yucatán (México), con una fuerza mil millones de veces más potente que la bomba atómica de Hiroshima. El frío acabó con la mayor parte de la vida sobre el planeta en cuestión de días. De eso hace 65,5 millones de años.

El nuevo estudio del Imperial College se basa en el trabajo de paleontólogos, geoquímicos, expertos en clima, geofísicos y sedimentólogos, que han pasado recogiendo pruebas los últimos 20 años. Los archivos geológicos muestran que la destrucción de los ecosistemas terrestres y marinos fue rápida, y concluyen que la única explicación posible es la colisión de un asteroide en Chicxulub.

Esta no es la única teoría que los expertos barajaban. Argumentaban que otra explicación posible era la intensa actividad volcánica en la península de Decán, en la India. Los restos de flujos de la zona, conocidos como Deccan Traps, provienen de una serie erupciones que duraron 1,5 millones de años.

El basalto expulsado por las erupciones habría sido suficiente para rellenar el Mar Negro dos veces, y se creía que hubiera causado el enfriamiento planetario y una lluvia ácida a escala global.

Un gran día para los mamíferos

El nuevo estudio refuta esta teoría. A pesar de la evidencia de una relativa actividad volcánica en Decán, los ecosistemas marinos y terrestres no mostraron grandes cambios en el medio millón de años precedente a la extinción del Cretácico Terciario.

Las reproducciones digitales del fenómeno demuestran, además, que los daños causados por la emisión de gases a la atmósfera no serían lo suficientemente graves para provocar la rápida extinción de de las especies.

El fin del Cretácico Terciario dio origen al Paleoceno. “Irónicamente, ese día infernal que marcó el fin de 160 millones de años de reinado de los dinosaurios fue un gran día para los mamíferos, que habían vivido a la sombra de los reptiles”, ha comentado el doctor Gareth Collins, también autor del informe. Ese momento clave de la historia “sentó las bases de la oportunidad, para los humanos, de convertirse en la especie dominante sobre el planeta“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: